La Terapia Dialéctica Conductual (TDC), desarrollada originalmente por Marsha Linehan, cuenta con la mayor base de evidencia de eficacia y su uso se ha extendido en todo el mundo.

Centrada originalmente en el trabajo clínico con los Trastornos Límite de la Personalidad, se ha desarrollado con gran éxito aplicaciones dirigidas a Adolescentes con problemas de Conducta, Trastornos de Conducta Alimentaria, Trastornos por Uso de Sustancias y otros diagnósticos. Puede decirse que la TDC constituye hoy una herramienta psicoterapéutica versátil y potente.